Filosofía SaS Karakola

Nos definimos como grupo autogestionado de autoconsumo y no como una tienda agroecológica. Esto significa que los objetivos de nuestro grupo de consumo no terminan en la recogida de la cesta de verduras cada martes 😉 
Todos los miembros tomamos y formamos parte de las decisiones del grupo para promover un conocimiento más extenso de la agroecología. ¡Nos encanta participar!
Y ahora un poco más en profundidad…El grupo de consumo SAS Karakola está formado por un heterogéneo grupo de gente joven, preocupados tanto por la destrucción que el sistema capitalista provoca sobre el planeta y los seres que en él habitan, como por su propia alimentación dentro de una gran urbe. En el SAS Karakola encontramos un vehículo válido y coherente para escapar de la lógica del mercado, que sólo sabe de maximizar beneficios a costa de esquilmar recursos y personas. Creemos, y defendemos, la responsabilidad individual y colectiva. Por ello, nos organizamos junto a otras gentes con parecidas inquietudes para crear y sacar adelante un proyecto alimentario autogestionado impregnado de valores como esfuerzo, creatividad, responsabilidad y humanidad, en otras palabras, un proyecto rebosante de respeto, en el más amplio sentido de la palabra.Esto nos permite defender, desde la praxis, el concepto de soberanía alimentaria. Todas las fases del proceso productivo están impregnadas de política activa. La tierra nos proporciona alimento, y por ello es mimada en cada azada, en cada riego. No usamos abonos industriales, con su carga de compuestos químicos cuyos efectos muchas veces desconocemos, pero que ni siquiera queremos saber. Recuperamos los usos tradicionales de la tierra, aquellos que se dieron durante milenios, y hasta tiempos bien recientes, cuando nuestros padres y abuelos emigraron a las ciudades. La figura del agricultor cobra aquí un papel central, pues no solo produce con sus manos, sino que es el nexo que nos acerca el campo y la huerta hasta las puertas de nuestros hogares. Los consumos energéticos se minimizan, puesto que el derroche es una seña de identidad esta sociedad del despilfarro. La gestión de las tareas dentro de nuestro grupo de consumo es colectiva, y vamos rotando en su ejecución, para que todos sepamos de todo, al tiempo que rompemos con la especialización que el capitalismo demanda. Pagamos una cuota fija al mes, actualmente 50€, porque sabemos que el esfuerzo por parte de los productores no varía de un día a otro: a veces hay más comida, a veces menos, pero es que nos negamos a entrar en el aberrante discurso cuantificar y ponerle precio a todo. Siempre que queramos -aunque para hacerlo organizadamente fijamos una fecha (el tercer sábado de cada mes)- vamos a las huertas, a conocer de primera mano cómo es el trabajo de campo, a mancharnos las manos de esfuerzos y risas, a conocernos, a aprendernos y aprehendernos… Porque, insistimos, esto no es otra aburrida empresa capitalista. Estas son las pequeñas e imprescindibles bases desde las que ir profundizando en otra forma de entender y llevar a cabo proyectos vitales transformadores, tan necesarios como inevitables.
Algunas de las tareas que nos repartimosLas tareas que nos repartimos cada asamblea interna son rotativas. Aquí algunas de ellas:Realizar los repartos.Asistencia a asambleas:Asamblea RAL.SaS Asamblea General.La Eskalera Karakola.Comisiones del SaS.Gestion de las cuentas de correo y listas.
Revisión de cestas y limpieza de local.
Tarea de cobros e ingreso en la cuenta. Listas de espera.Actualización del website.
filosafia de acuaponia